07:00 h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

coopgeneratio

SOBRE NOSOTROS

Un poco sobre la historia del grupo cooperativo Generatio Nova

El grupo cooperativo de Ahorro, Crédito y Servicios Múltiples “Generatio Nova” COOPGENERATIO, es una empresa de carácter solidario con “sentido humano... y propósito social”, que surge por la afortunada casualidad de que uno de nuestros principales gestores realizara su trabajo de tesis doctoral sobre la “Situación de los valores morales en la pobreza extrema”: un estudio de caso en el Vertedero de Rafey, Santiago, RD.
Consejo de Administración  |  01 de Marzo de 2015 (00:00 h.)
Más acciones:

300718_147504108678866_728733218_n
300718_147504108678866_728733218_n

Conocer la situación de pobreza en la que viven miles de seres humanos lleva a este gestor a socializar sus ideas con amigos y compañeros de trabajo, surgiendo como tema, casi obligatorio, el análisis de su propia situación financiera. En la discusión, nos dimos cuenta de que, producto de las oportunidades recibidas y de nuestros talentos y esfuerzos personales, estábamos mejor que muchos compatriotas, mejor que los que viven en pobreza extrema, mejor que muchos familiares y amigos, pero también pudimos percatarnos de que por carecer de la educación financiera adecuada, vivíamos para pagar altos intereses de préstamos de tarjetas de crédito que nos cobraban hasta un 10% mensual, equivalente a un 120% anual. Financiando viviendas que comenzaba con una tasa de interés de un 10% anual pero que luego se colocaba hasta en un 36%. Que vivíamos desesperados cuando de repente uno de nuestros familiares se enfermaba o cuando teníamos que hacer frente a un estudio de Maestría o Doctorado que completara nuestra formación profesional, lo que nos obligaba a endeudarnos a altos intereses porque no existía una institución de carácter solidario que fuera pensada para dar repuestas a nuestros problemas como nueva generación  y a los problemas de nuestros familiares y amigos.

Un buen día, coincidimos la mayoría en la boda del buen amigo Dustin Muñoz y después de actualizarnos sobre las novedades familiares, profesionales, laborales y económicas llegamos a la conclusión obligada, especialmente para un público lleno de sensibilidad social, compuesto por artistas plásticos, teatristas, músicos, filósofos, intelectuales, pequeños empresarios, agricultores y trabajadores sindicalizados, de crear un grupo cooperativo que respondiera a nuestra realidad específica.

Nuestro primer referente era la experiencia de la Profesora Anastacia Trinidad, quien por décadas había mantenido abiertos varios tipos de San, que sus hermanos, cuñados, primos y amigos más cercanos se agregaban de acuerdo a los planes que poseían: mejora de la casa, poner una cosecha, comprar un mejor vehículo. A partir de estas inquietudes humanas y sociales,  decidimos ampliar esta idea y convertirla en un grupo cooperativo abierto que diera respuestas a nuestras necesidades financieras. Formamos un Comité gestor del proyecto que en principio pensamos llamar “Dos pesos de agua”, en honor a aquel cuento del profesor Juan Bosch, que narra la valentía de Doña Remigia, mujer negada a abandonar lo suyo, trabajando la tierra con sus propias manos, para evitar ver al nieto de siete años morir malogrado como su hijo, en una finca ajena. Pero al cabo del tiempo, nos dimos cuenta que el proyecto buscaba trazar la Filosofía de Generatio Nova, Grupo Académico-Político que tiene como  misión principal rescatar los principios y valores que nos legaron los Padres fundadores de la nación dominicana, incorporando las ventajas que nos brindan las nuevas tecnologías y técnicas de administración modernas.

Por esa razón, en ninguna de nuestras oficinas los socios (@) sentirán que les tratan como si estuvieran pidiendo cuando solicitan un servicio o piden una información. Tampoco, se encontrarán con un abusivo y sorpresivo descuento de 10, 15 o 20 mil pesos de un solo golpe porque se atrasó un mes con sus pagos. Ese socio o socia tendrá la sanción económica que conlleva su falta, pagar los intereses atrasados y nada más. Jamás una sanción moral.

La parte social de la filosofía cooperativista nos obliga a educarlos para que no cometan errores que dañen su historial crediticio futuro, porque no es humano ni sensato suspenderles los servicios financieros por tres o cuatro meses arrojándolos a los brazos de los usureros.

Nuestro grupo cooperativo está tan pendiente de la realidad económica de nuestros socios y socias que a los de los colegios Hnas Mirabal y Quisqueya sólo les cobramos los intereses de sus préstamos en los meses de vacaciones, porque sólo reciben la mitad de sus sueldos.

En un momento, en una de las instituciones donde tenemos asociados se dificultaron los descuentos y por espacio de ocho meses tuvimos paralizado un capital que no pudimos cobrar, sin embargo, cuando se restablecieron los descuentos, contrario a aplicar sanciones contra los socios cobrando primero los intereses vencidos, les ampliamos el plazo para que no se vieran forzados con pagos que sus sueldos no pudieran resistir.

Nuestros primeros socios y socias

 La profesora Anastacia Trinidad T, como mencionamos anteriormente, había desarrollado la  modalidad cooperativa llamada San  y fueron precisamente sus hermanos, hermanas, cuñados, primos, amigos, profesores amigos de la Escuela Padre Fantino, en Constanza, y otros de sus relacionados, sobre todo, aquellos que estaban vinculados a ella a través de la modalidad de los sanes, quienes comenzaron a realizar los primeros aportes en calidad de ahorros desde enero del 2011. Para el momento de nuestra Asamblea Constituyente, el 15 de enero de 2012, los socios y socias de Constanza, que hoy suman 170, habían aportado 800 mil pesos. Mientras que los socios y socias del Centro Educativo Hnas. Mirabal,  el Colegio Quisqueya, en Santiago, y 20 profesores pertenecientes al grupo universitario Generatio Nova Univérsitas, Dirección General de Bellas Artes, Iglesia El Shaddai, Ciudad Satélite, los familiares de Dustin Muñoz, en Loma de Cabrera, los de Pilier, en Higüey, y los familiares y amigo de Eulogio Silverio, en Puerto Plata, entre otros socios independientes, reunimos 199 mil pesos. 

Comenzamos los servicios en febrero del 2012, lo que fue posible porque 10 de los miembros del Comité gestor nos habíamos comprometidos a aportar 200 mil pesos cada uno en calidad de Certificado Financiero y pagar durante un año los gastos de local, personal administrativo, teléfono y materiales gastables.

Los primeros préstamos que aprobamos fueron para liberar a los socios y socias que tenían deudas vencidas con tarjetas de créditos y usureros del mercado financiero informal. Gente a punto de perder sus casas, vehículos, negocios. De ellos, podríamos narrar decenas de casos.

Socios empleados de la UASD

En principio, no teníamos socios ni socias que fueran empleados de la UASD. En primer lugar, porque no estábamos vinculados a ese importante sector de la sociedad dominicana, en segundo lugar,  porque ellos no nos conocían y no tenían razones para confiar en las cabezas de un proyecto independiente, sobre todo, cuando ellos tienen su propia cooperativa. Hecho significativo para nosotros, porque por principios, no hacemos propaganda o promoción de nuestro proyecto en las instituciones que tienen una cooperativa hermana. Pero pasado el tiempo, a finales del 2012, uno de nuestros dirigentes fue abordado de manera personal  por un empleado de seguridad de la UASD, que necesitaba le prestara 5 mil pesos para una emergencia de salud de uno de sus hijos.

El profesor no pudo resolverle esta necesidad al empleado amigo, pero le dijo que gestionaría con el Consejo de Administración de Coopgeneratio para que atendiera esta emergencia de salud de manera especial. Ese fue nuestro primer socio empleado de la UASD y semanas después fuimos sorprendidos con una frecuente y sistemática asistencia de empleados de Seguridad de la UASD solicitando su inscripción en nuestro grupo cooperativo.

Nuestra reacción

Al notar este fenómeno extraño reunimos el Consejo de Administración, de Vigilancia y Comité de Crédito y llegamos a pensar en un primer momento que podría tratarse de la estrategia de sectores interesados en dañar nuestro noble y nobel proyecto, se llegó a plantear la idea de prohibir la entrada de nuevos socios provenientes de los empleados de esta institución. Consultamos al Técnico de IDECOOP y nos informó que la Ley 127 sobre Asociaciones Cooperativas prohíbe todo tipo de discriminación y establece como un derecho de las personas pertenecer a todas las cooperativas que deseen.

Es en ese sentido y con esa orientación, es que hemos asumido el honesto e institucional reto que significa darles servicios a un sector de la sociedad dominicana tan importante y demandante.

Sobre los descuentos a socios y socias en instituciones públicas y empresas privadas 

DECRETO No. 1498

CONSIDERANDO.- que a través del Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo, el Estado ha venido fomentando el desarrollo y crecimiento del movimiento cooperativo del país, como medio importante para elevar el nivel de vida de la población.

CONSIDERANDO.- que hasta el presente, las cooperativas se han visto seriamente afectadas por no existir ninguna disposición que autorice el descuento nominal a favor de estas entidades, lo que ha causado grandes pérdidas a un crecido número de empresas cooperativas, en detrimento de las clases trabajadoras y bajos recursos económicos.

VISTOS los artículos 13, acápite b) y 15, acápite a) de la Constitución de la República;

El ejercicio de las atribuciones que me confiere el artículo 55 de la Constitución de la República, dicto el siguiente.

DECRETO:

Art. 1.- Se autoriza a todas las entidades públicas y privadas para hacer los descuentos por nómina a favor de las Cooperativas que así lo soliciten.

Art. 2.- En consecuencia, toda empresa o entidad pública o privada estará obligada a deducir y retener de cualquier cantidad que haya que pagar a sus trabajadores y funcionarios, las sumas que estos adeuden a las cooperativas, siempre que tales obreros, empleados y funcionarios sean socios de la cooperativa acreedora y que la deuda y sus causas consten en pagaré o cualquier otro documento debidamente firmado por el socio, en el cual autorice al patrono a hacer dichos descuentos.

Art. 3.- Las sumas retenidas deberán ser entregadas a las cooperativos o más tardar cuarenta y ocho horas (48) de haberse establecido la deducción, so pena de incurrir en los sanciones establecidas por el Código de Trabajo, en su artículo 678, inciso 70.

Art. 4.- Queda derogado el Decreto No. 2431, del 30 de enero de 1957.

Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, Capital de la República; o los diecisiete días del mes de Septiembre del año mil novecientos setenta y uno, años 128° de la Independencia y 108° de la Restauración.

  El grupo cooperativo de Ahorro, Crédito y Servicios Múltiples desde que dio su primer paso ha sido bajo la orientación de los Técnicos que nos asignó el Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo, (IDECOOP) y la Ley 127 que rige la materia.