06:59 h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

coopgeneratio

EDUCACIÓN COOPERATISTA

La clave del exito está en la autogestión

León Tolstói, un escritor ruso, nos cuenta la historia de Pahon, un campesino de su tierra, a quien lo atrapó la vejes trabajando en la tierras de otros y para otros. Pero un día reflexionó sobre su vida y las de aquellos que trabajan en tierra ajena y concluyó que resulta triste para un ser humano trabajar toda la vida sin tener algo para sí mismo.

coopgeneratio  |  02 de Diciembre de 2014 (04:50 h.)
Más acciones:

Educacion cooperativista
Educacion cooperativista

Después de aquella reflexión, tomó la decisión de conseguir sus propias tierras. Habló con la familia y le expresó sus proyectos, ellos estuvieron de acuerdo y vendieron los animales que poseían, alquilaron a su hijo por  un año de trabajo y cobraron el dinero por adelantado, pidieron prestado a un cuñado rico, quien confió en ellos y les prestó. Con todo el esfuerzo realizado lograron reunir la mitad del dinero, Pahon habló con la viuda y esta que sabía de su gran capacidad de trabajo le otorgó un crédito, con el compromiso de pagarlo con la cosecha.

Trabajar en lo nuestro nos hace trabajar con más amor y esperanza

Pahon, ahora en su tierra sentía y miraba la siembra de una manera distinta, nuevas esperanzas habían nacido en él, trabajó con tanto amor y dedicación que la cosecha produjo con que pagar la deuda y sobró.   

El limite para nuestro crecimiento personal está en nosotros

Cada año la producción mejoraba. Pahon escuchó la noticia de que en un pueblo cercano alguien vendía muy buenas tierras y a buen precio, vendió lo que tenia y se mudó con todo y familia para aquel lugar, compró nuevas tierras que les produjeron grandes beneficios, cuando ya nadie más vendía tierra arrendó grandes extensiones.

Un día pasó un caminante quien le informó que en tierras muy lejanas vivían unos hombres que por mil rublos te dan todas tierras que puedas caminar en un día. Se alistó dejó su familia bien instalada y se dirigió hacia esas tierras con uno de sus empleados.

Al llegar realizó los trámites pertinentes y convino con el jefe para el día siguiente. Esa noche casi no durmió y fue el primero que se levantó al día siguiente. El jefe de la tribu, observó que nunca había conocido un hombre tan emprendedor como este. Nuestro héroe entregó los mil rublos al jefe y este le dijo que podía coger toda la tierra que pudiera caminar y marcar desde ese momento hasta que se ocultara el sol.

Pahon caminó hasta el medio día y pensó que había caminado demasiado y comenzó a regresar, pero en su regreso cada vez veía tierras que tenían vocación agrícola y trataba de incorporarlo. Cuando llegó la tarde ve que el sol se está ocultando pensó que quizás dios lo castigaría por desear tantas cosas, pero siguió su marcha de regreso.

Un pequeño esfuerzo para alcanzar la meta

El jefe y la tribu les animaban a que realizara un pequeño esfuerzo para llegar a la meta, Pahon trató de correr, pero ya sus fuerzas ya eran escasas. Como pudo sacó fuerza y llegó, pero al tocar el punto de salida cayó muerto.

Fue Pahon un ambisioso o visionario

Muchos verán en Pahon al hombre ambicioso que no supo para y disfrutar de lo que había conseguido, pero otros verán en él al hombre que fue pobre hasta que comenzó a confiar en el valor de su propio trabajo.

Pahon también es un ejemplo del trabajo